El peor enemigo del networking siempre eres tú mismo, porque aunque tengas una carrera y un expediente impecables, si no los sabes vender, no valen de nada. El mayor riesgo de esta tarea es no saber vender el propio expediente o currículo.  Leer más

 

Origen: Cincodías.com