Huawei lleva años preparándose para intentar ser independiente de empresas de Estados Unidos para intentar ser autosuficientes en el caso de que se produjera lo que se ha producido: que no puedan comerciar con empresas de Estados Unidos y se queden sin licencia de Android. Así, fabrican sus propios procesadores y componentes de red, pero siguen dependiendo de empresas como Intel, AMD, Qualcomm o Micron para algunos elementos, como procesadores de red, memoria RAM, almacenamiento, etc. Sin embargo, podrían quedarse sin poder fabricar sus propios procesadores ARM.

ARM habría empezado a prohibir cualquier contacto comercial con Huawei. Así, Huawei no podría fabricar sus propios procesadores y se vería obligada a dejar de hacer móviles. Leer más…

Origen: adslzone.net