El operador registra una caída masiva en sus servidores en toda España que puede tardar en resolverse entre uno y dos días. Además, añade que “no a todo el mundo le afecta por igual”. “Hay gente que no tiene internet directamente y a otros que les funciona muy lento o mal”. La avería afecta a las líneas fijas y al internet del hogar, pero no al teléfono móvil. La caída del servicio coincide con la reunión que mantienen este martes los trabajadores y Vodafone para negociar las propuestas definitivas de las condiciones del expediente de regulación de empleo (ERE).  Leer más…

Origen: economiadigital.es